Seis Mitos acerca de las Sociedades Anónimas Promotoras de Inversión

Posted on by Fernando Eraña

This entry was posted in Marco Legal y Regulatorio and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Seis Mitos acerca de las Sociedades Anónimas Promotoras de InversiónDesde que se instauró en el 2006 el régimen de sociedades anónimas promotoras de inversión (SAPI) se generó una gran expectación por parte de la industria del capital privado y de riesgo y de los emprendedores en general. La SAPI se ha convertido en un vehículo de inversión muy popular y, a diferencia de otros esquemas para promover el capital privado y de riesgo, ha resultado un éxito.

No obstante, a casi cinco años de distancia desde la creación de este régimen, aún existen entre inversionistas y emprendedores muchas dudas y concepciones erróneas sobre las SAPIs, debido quizá a la rigidez regulatoria a que nos tiene acostumbrados nuestro derecho societario. En la experiencia de quién escribe, estas son las más comunes:

1. La SAPI es útil sólo para empresas que cotizarán algún día en la bolsa.

Esta idea surge porque la SAPI es producto de la Ley del Mercado de Valores de 2006, que pretendió entre otras cosas, facilitar el acceso de las empresas mexicanas al mercado nacional de valores mediante la creación de las sociedades anónimas promotoras de inversión bursátil (SAPIB) (un régimen intermedio entre la sociedad bursátil y la sociedad no bursátil a través del cual dichas empresas se van familiarizando con las obligaciones regulatorias de la Bolsa) y extender algunos conceptos de gobierno corporativo moderno a las sociedades no bursátiles, a través de la SAPI.

Desde el punto de vista de estricta técnica jurídica, la SAPI, como modalidad distinta de la S.A. “típica”, es redundante, hubiera sido suficiente con reformar la Ley General de Sociedades Mercantiles para permitir a los accionistas de las S.A. negociar el régimen de gobierno corporativo que más les conviniera. Como quiera que sea, así se hizo y por tanto, lo primero que debemos entender de las SAPIs es que no son sociedades “pre-bursátiles”, sino sociedades anónimas, aunque más flexibles desde el punto de vista regulatorio.

2. Únicamente sirve para “promover inversión”.

Esta idea surge del nombre mismo: “promotora de inversión”, que sugiere precisamente eso, que se crearon para promover la inversión. Nada más alejado de la realidad. Cualquiera puede constituir una SAPI, independientemente de cual sea su objeto (claro, siempre y cuando no vaya en contra del orden público). La utilidad de la SAPI radica en que da a sus accionistas la libertad para acordar lo que mejor convenga a sus intereses, y esa es su razón de ser.

3. En una SAPI puedo pactar lo que sea.

Lo que nos lleva al siguiente punto. Que en las SAPIs se puede acordar lo que sea. Sobre este punto es necesario aclarar que si bien la SAPI ofrece un régimen más liberal que una S.A., siguen siendo vigentes varias de las restricciones aplicables a las S.A., por ejemplo: la imposición de un quórum especial para ejercer acción de responsabilidad contra los administradores de la sociedad, para nombrar comisarios o para convocar a asambleas de accionistas, o la imposibilidad de determinar un valor nominal distinto para distintas series de acciones. Insisto, las SAPIs son un vehículo societario más flexible pero tampoco se crearon para subvertir el régimen societario o darle la vuelta a ciertas disposiciones de orden público en perjuicio de accionistas minoritarios.

5. La SAPI otorga ventajas fiscales sobre una S.A.

Ninguna. Está sujeta al mismo régimen fiscal que las S.A., por lo tanto, no es una entidad fiscalmente transparente y las ganancias de capital y pago de dividendos están sujetos a los mismos gravámenes que en una S.A.

6. La SAPI permite negociar derechos y obligaciones que bajo el régimen de S.A. son ilegales, por ejemplo, la posibilidad de pactar Convenios de Accionistas o esquemas de salida de inversión mediante el ejercicio de  derechos de Drag Along y Tag Along.

Este punto es más debatible. Más que permitir negociar ciertos conceptos de gobierno corporativo que bajo el régimen de S.A. son inválidos, sobre todo en temas relativos a esquemas de salida de inversión e incluso convenios de votación, la SAPI sí otorga fundamento legal a este tipo de negociaciones, a diferencia de la Ley General de Sociedades Mercantiles, en dónde no están expresamente permitidos. Estos convenios ya existían antes de la entrada en vigor de las SAPIs, y en opinión de quién escribe, eran y son válidos legalmente para una S.A., sin embargo, sí existe cierta falta de certeza jurídica en cuanto a su efectividad en un tribunal. Con las SAPIs, este riesgo se disminuye.

***

El lector debe tomar en cuenta que el presente artículo es una nota exclusivamente de carácter informativo, por lo que no debe ser interpretado como asesoría legal y representa exclusivamente la opinión de quién escribe. El presente documento no podrá ser referido, difundido o reproducido, en todo o parte, sin autorización previa y por escrito de Solórzano, Carvajal, González y Pérez-Correa, S.C. Cualquier aclaración o comentario al respecto favor de dirigirse con el autor en fernando.erana@solcargo.com.mx.

A 18 les gusta este post.

Artículos Relacionados

Guía rápida para organizar fondos de capital privado en México II

La semana pasada publicamos la primera parte de esta Guía rápida para organizar fondos de capital privado en México donde se describe la Organización de un fondo de capital privado. A continuación la segunda parte. Reglas Básicas que debe contener un … Leer más

Guía rápida para organizar fondos de capital privado en México I

La presente Guía, que se publica en dos entregas, pretende ofrecer un panorama muy general sobre la organización de fondos de capital privado y el levantamiento de capital privado en México. De ninguna manera es exhaustiva, sino que explora los temas … Leer más

INCMty 2015

Se está construyendo la edición 2015 de INCMty, el festival de emprendimiento más importante de Latinoamérica, donde emprendedores, innovadores, inversionistas y organismos vinculados al emprendimiento nos reunimos para aprender, hacer networking y anunciar iniciativas. En la edición 2014 hubo: Más de 8 mil asistentes … Leer más

Comentarios

  • MUY INTERESANTE ARTICULO, ME ASALTA LA SIGUIENTE DUDA AL HACER LA LECTURA DEL MISMO: ¿PUEDE UNA S.A. ORDINARIA CAMBIAR SU FORMA O SU STATUS HACIA UNA SAPI? AGRADECERIA ALGUN COMENTARIO. OJALA TAMBIEN EN ALGUN ARTICULO SUBSECUENTE PUDIERAN COMENTAR SOBRE LAS S.A. UNIPERSONALES QUE AL PARECER RECIEN SE APROBARON EN EL SENADO, EN LAS QUE UNA PERSONA FISICA PUEDE CONSTITUIR Y REPRESENTAR EL 100% DEL CAPITAL SOCIAL DE UNA PERSONA JURIDICA.

    GRACIAS.

  • Alex, gracias por tu comentario. Una S.A. sí puede adoptar la modalidad de SAPI en cualquier momento, mediante la celebración de una asamblea general extraordinaria de accionistas.

    Sobre el tema de las sociedades unipersonales si mal no recuerdo la reforma estaba atorada en el Senado. Creo que sería un gran avance (sobre todo porque facilitará la constitución de vehículos de inversión y subsidiarias de entidades extranjeras), sin embargo, seguro causara muchas reticencias pues en nuestro Derecho la sociedad es un contrato bilateral, y no todo el mundo está familiarizado con estos temas.

    Slds,
    FE

  • Edgar

    En si, cual seria el comparativo entre una S.A.P.I.  y  una   S.A.

  • Edgar

    en si, cual seria el comparativo de una SAPI y una S.A.

  • Me gustó mucho el artículo, sin embargo me gustaría saber tu opinión respecto de los tiempos idóneos para transformar una SAPI a un SAPIB y luego a una SAB. Es decir, la relación entre el tiempo y el aumento de requisitos o requerimientos en cuanto a los consejeros independientes, el órgano de control (comisario) , los dictámenes e informes a la CNBV etc… La transición de una SAPIB a una SAB. Así mismo, cuantas empresas actualmente listadas, nacieron a partir del 2006 o evolucionaron de una SAPI ??

    Saludos

  • Estimado Edgar, me remito al artículo de SOCIEDADES ANÓNIMAS PROMOTORAS DE INVERSIÓN (y sus ventajas sobre la sociedad anónima) http://www.kapitalprivado.com/2010/03/08/sociedades-anonimas-promotoras-de-inversion-y-sus-ventajas-sobre-la-sociedad-anonima/ que publicamos en KapitalPrivado y hace ese comparativo. Espero sea de tu interés.

    Saludos,

    FE

  • Fernando Eraña

    Santiago, gracias por tu comentario. No hay tiempos idóneos para pasar de SAPI-SAPIB. De hecho puedes no hacerlo nunca. Para pasar de SAPIB a SAB el término por ley es de 3 años máximo. En mi opinión, el momento idóneo para convertirse en SAB es: (i) cuando la sociedad cuente con recursos suficientes para cumplir con los requisitos de ser una empresa pública; y (ii) que el mercado lo justifique. Actualmente existen dos SAPIBs en Bolsa: HOLDING MONEX, S.A.P.I.B. DE C.V. (Clave: MONEX) y PROTEAK UNO, S.A.P.I.B. DE C.V. (Clave: TEAK).

    Saludos,

    FE

  • Ee Luna

    NO ME QUEDA CLARO SI EXISTE RIESGO PARA EL INVERSIONISTA

  • Gerardo Alegría

    Mi intensión es abrir una Sapi para captar y prestar, crees conveniente mejor una SAPI sobre una SOFOM?